A donde va el negocio

Bienvenidos a la nueva sección de tips de negocios de CONEGTE, como dueños y directores de nuestros negocios estamos muy ocupados en la operación del mismo y es muy común que el día a día del mismo nos absorba y olvidemos las cosas importantes. El crecimiento del mismo nos exige un foco en las ventas, en la cobranza, en la terminación de los proyectos y a eso dirigimos toda nuestra atención; estamos haciendo las cosas correctas porque perseguimos las ventas y la cobranza y estamos encima de proveedores y de nuestra gente para lograr la terminación de los proyectos.
Sin embargo nuestro avance es lento en todos los frentes, las cosas suceden mucho mas lento de lo que quisiéramos y en la gran mayoría de los casos mantenemos una operación totalmente reactiva. Es decir vendemos a quien nos compra, cobramos a quien paga y avanzamos los proyectos conforme un proveedor nos surte algo o buscando calmar al cliente mas molesto con los retrasos.
De esta forma el negocio se mantiene a flote y en muchos casos hasta crece exitosamente. Hay industrias muy nobles en las que crece el negocio, “a pesar de nosotros”.
A veces no es que las cosas vayan mal, pero siempre podrán ir mejor. Para lograr un cambio en el desempeño o mejor aún, una transformación total del mismo podemos aplicar varias estrategias y el enfoque de esta nueva sección será revisar algunas de ellas y proponerte a ti empresario y/o director, ideas y herramientas para lograrlo.
Yo llamo a muchas de estas ideas y herramientas “aceleradores”. Porque las veo como una manera de, haciendo una analogía con el automóvil, “meter el acelerador” y llegar más rápido a nuestro destino. La mayoría de las empresas con el genuino esfuerzo de sus directivos y su gente llegaran a las metas que se proponen, pero sin aceleradores, la velocidad a la que se acercan a estas metas es muy lenta, a veces desesperante y en ocasiones hasta parecen haber perdido el rumbo e ir en dirección equivocada empeorando todas las variables del negocio.
Y el primer concepto que vamos a revisar es ¿Cuál es el destino final?,  No podemos meter el acelerador, ni siquiera podemos avanzar a paso de tortuga hacia un destino si no sabemos cual es.
Desafortunadamente en muchas de nuestras empresas, trabajamos muy duro, pero no hemos tomado un tiempo para definir la meta, ¿Dónde esta el negocio?, ¿Cuál es el destino de la empresa?, ¿adonde queremos llevarla? El dedicar un tiempo a definir esto con claridad con nuestros socios o equipo directivo es el primer gran acelerador que tenemos.
La “velocidad” de ejecución y el desempeño de nuestra empresa se incrementan muchísimo con solo saber con claridad cual es la dirección de la misma, sin esto, igual que en un auto no sabemos hacia donde movernos; o nos movemos sin saber si vamos en la dirección correcta o con lentitud esperando alguna señal de que ruta tomar.
La manera tradicional de hacer esto en las grandes empresas es con una planeación estratégica que se desarrolla entre noviembre y diciembre para dejar listo el plan del siguiente año calendario. Pero si no estamos a fin de año, no importa el cuando, ni tampoco el formato. Puede hacerse en cualquier momento y no tiene que ser una compleja planeación estratégica; lo importante es como dije definir el rumbo.
Una serie de preguntas nos pueden ayudar en la definición de esa meta como: ¿para qué forme esta empresa?, si obvio para hacer dinero, para generar un ingreso, para aplicar mis habilidades en un negocio; pero todo eso ya sucede en mayor o menor grado, la pregunta es ¿que quiero en el mediano y largo plazo?, ¿quiero sucursales en las principales ciudades del país?, ¿quiero mantenerla con poco personal?, ¿quiero heredársela a mis hijos?, ¿quiero generarle valor para que alguien me la compre?.
Sin necesidad de prestamos o socios, haz una de las mejores inversiones o inyecciones de capital que puedes hacer en tu empresa: establece su destino, defínele una meta en el tiempo que le de dirección a las actividades y las vuelva proactivas llevándote a donde quieres ir y no a donde las circunstancias de mercado, clientes y proveedores te llevan, ¡toma el control!
Guillermo Mendoza es consultor de negocios y coach ejecutivo certificado que ofrece servicios de consultoría, coaching, talleres y cursos para mejorar y acelerar la ejecución y el desempeño creando la empresa y vida que queremos.

Coach Ejecutivo, conferencista, escritor, empoderando individuos y organizaciones a transformarse obteniendo los resultados que quieren más rápido y mejor.

Guillermo Mendoza gmendoza@conegte.com

Houston (832)334-3583 México (55)8421-4647

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Speak Your Mind

*

?>